¿Porqué ir a terapia?

Básicamente por una razón: por la perspectiva del tercero. Esta tercera persona puede ser cualquiera que no tenga relación con el conflicto actual, y repito: CUALQUIERA. Pero la verdad es que es mejor que sea alguien con un entrenamiento y una ética profesional.

Podría ser un sacerdote o alguna bruja (profesional), pero nuevamente, es mejor que sea alguien con la capacidad de eliminar sus prejuicios y construirse una moral basada en la del paciente para los fines de la terapia. Un psicólogo es la mejor opción.

Los psicólogos se especializan en diferentes terapias distintas entre sí, hay que buscar una con la que nos sintamos cómodos y un psicólogo terapéuta que también nos haga sentir a gusto. Para eso podemos pedirle a un amigo que haya tomado o esté en terapia que nos recomiende a uno y nos platique a grandes rasgos qué es lo que hace en la terapia.

También podemos solicitarle a un psicólogo que nos platique de qué trata su terapia, qué es lo que se hace en una típica sesión y en general que nos explique brevemente en qué se basa la teoría que sirve de base a la terapia. Yo lo explico AQUÍ.

Artículos Recientes