Haz a un lado los milagros y escucha sus palabras

Sí, me refiero a Jesucristo. En la Biblia se detallan algunos de sus milagros pero se supone que fueron muchos. Sin embargo bien pudieron ser trucos. Siempre ha habido magos que hacen cosas sorprendentes y no por eso vamos a hacer caso de lo que digan.

 

Los milagros en sí no dicen nada, son sus palabras las que realmente importan.Convertir agua en vino… a todos les sorprendió que se acabara tan pronto el vino en la boda ¿pudiera ser que Jesús escondió de alguna manera el vino y lo mezcló con los tambos de agua? No estuvimos ahí para comprobar cómo fue que se hizo, pero fácilmente un mago nos puede engañar frente a nuestros ojos.

Caminar sobre el agua… hasta hay un chiste que dice que cuando Pedro le dijo a Jesús “Maestro, haz que yo vaya hacia ti”, Jesús le dijo “Ven” y Pedro se bajó de la lancha y se empezó a hundir “¡Por las piedras animal, camina sobre las piedras!”, le dijo Jesús.

Ahora, hablando en serio, hay una teoría que dice que cuando a Jesús le dieron de beber con una esponja cuando estaba en la cruz, le dieron una pócima de mandrágora , una planta que precisamente se le extrae sus componentes mezclándola con vinagre, se supone que en la dosis adecuada provoca una “muerte aparente”, los latidos se disminuyen a casi nada y a la persona bien se le puede dar por muerta, para luego “resucitar” pasado el efecto de la dosis.

Expulsar demonios es muy parecido a lo que hacen los actuales psiquiatras y muchas veces ayudados con medicina.

Devolver la vista a ciegos es también eliminar un síntoma histérico, es cuando un trauma psicológico se manifiesta en el cuerpo, es algo más o menos común y más en épocas antiguas.

En fin, lo que se haya escrito de los milagros de Jesús puede o no ser cierto, la verdad es que no tiene sentido entrar en debate sobre esto, simplemente ignorémoslos, no tienen la más mínima importancia.

Lo que importa realmente son sus actos y palabras.

“¿De que le sirve al hombre ganar el mundo entero si se pierde a sí mismo?”, refiriéndose a los romanos que en esa época eran los dueños del mundo conocido pero tenían una cultura con pocos valores. Actualmente esas palabras siguen siendo válidas y además a nivel personal.

“No hace impuro al hombre lo que entra a su boca, si no lo que sale de ella, porque viene del corazón”, contestándoles a unos mugrosos que lo desafiaron preguntándole que porqué comía en un día de ayuno.

Todas sus parábolas también son buenas, interesantes y valiosas… siempre y cuando no sean mal interpretadas.

“No sólo de pan vive el hombre”, respondiéndole al chamuco cuando en el desierto se le apareció para tentarlo con un buffet siendo que Jesús llevaba ya varios días sin comer.

“Cuando te abofeteen, pon la otra mejilla”, porque así se obligaba al agresor a golpear como un igual y no como alguien superior, porque la bofetada se daba con el dorso de la mano en signo de humillación, pero si se pone la otra mejilla entonces el golpe tiene que ser a fuerza con la palma y eso cuando menos ya no incluye la humillación y se puede hacer un pleito entre iguales. Esto según una teoría que a mi parecer tiene más sentido que la creencia popular de “déjate golpear como un tarugo”.

“Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos”, sabiendo que los niños ya están viviendo en presencia de Dios por el simple hecho de ver las cosas como son, sin prejuicios.

“El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”, desafiando a la multitud que quería apedrear a una mujer “pecadora” según sus leyes. Sigue siendo válido hoy en día.

Todo esto sigue siendo válido hoy en día y eso es lo interesante. Son valores universales, válidos para todos los tiempos.

Jesucristo dijo muchas otras cosas, claro, esto es un ejemplo de las frases más populares pero nos sirve para comprobar que era un hombre inteligente, instruido, sabio y, ¿por qué no?, con la Gracia Divina.

¿Hace falta que sepas que realizó milagros para que le creas?, si no hubiera hecho milagros ¿sus palabras tendrían menos importancia?, ¿los milagros sin las palabras hubieran servido de algo?

Los milagros son accesorios, las palabras y acciones es lo que importa.

Lee la Biblia, entérate, no conozcas lo que ahí dice por textos como este y menos por personas que dicen ser religiosas y creyentes. Léelo tú mismo.

  • Creado el
  • Visto: 6409