Vivir sin Semáforos

Por las mañanas hago un recorrido todos los días el cual me toma 7 minutos de ida pero el regreso me toma 20 minutos, y la mayor parte del tiempo se va en un tramo de 100 metros antes de un semáforo.

El día de hoy el semáforo estaba descompuesto, el tiempo que hice de regreso: 7 minutos.

Los semáforos le dan verde a la calle sin carros, muchas veces no tienen sentido... igual que las leyes sin la razón.Curiosamente cuando hay semáforo se hace más embotellamiento, ahora que no lo hubo había mucho más orden, nadie sonaba su claxon y todo fluía mucho más rápido.

Esta es una prueba más de que las personas NO necesitamos de un jefe que nos supervise, no quiero decir con esto que la autoridad no hace falta, sí que hace falta, en algunas pocas ocasiones, pero la mayoría del tiempo es mejor tener a la autoridad un poco lejos.

Cuando hay un semáforo funcionando y mucho tráfico, al marcar verde para una calle todos los de esa calle avanzan, inclusive si ven que está todo lleno de carros y no hay a donde hacerse, ¡pero es su turno y tienen derecho a avanzar! aunque provoquen embotellamiento. Luego, al tocarle el verde a los otros pues también se sienten con el derecho legal de avanzar y comienzan a sonar su claxon para que los que están atravesados se muevan, pero ¿a dónde se van a mover?, no hay lugar ya, "ese no es mi problema", es el pensamiento de los conductores, "yo tengo verde y tengo derecho a avanzar".

La autoridad y el derecho no siempre van de la mano de la racionalidad, de la lógica.

Ahora que no hubo semáforos cada uno avanzábamos cuando veíamos que se podía, por lo tanto no hubo embotellamiento, el avanzar no estaba dictado por un semáforo sino por la realidad, "¿hay carros atravesando la avenida?, me espero, ¿ya dejaron de pasar?, avanzo".

El semáforo, como cualquier autoridad, te quita responsabilidad, ya no actúas por decisión propia, sino por "derecho", aunque te equivoques, aunque claramente veas que estás actuando mal, el derecho te protege y "¡al diablo con todos, yo tengo derecho!".

Si a la gente en general se le deja libre lo normal es que actúen bien, que hagan lo que deben de hacer; ahora, como ya mencioné en otra parte, portarse bien no siempre es hacer lo correcto.

Avanzar con el semáforo en rojo en una calle sola a las 2 de la mañana es contra la ley, pero detenerse y esperar a que cambie cuando somos claramente los únicos ahí es idiota.

Las personas si se les da total libertad serán buenas sin que necesariamente hagan lo correcto.

Las leyes, la mayoría, sirven, pero sólo cuando hay un conflicto entre dos personas, es decir, lo más adecuado sería buscar obrar bien y en caso de haber un conflicto consultar a la ley, porque si primero se consulta a la ley y luego se busca cumplirla para "obrar bien", pues no estaremos faltando a la ley, pero quizá sí a la moral. Desgraciadamente este mundo no funciona así.

Buscamos indicaciones de lo que es correcto en una letra muerta, ya sea en las leyes o en la Biblia, en lugar de observar el sentido común que Dios nos dio.

La ley hay que cumplirla porque así está organizado este mundo, pero de ser posible, primero cumple con el sentido común, con la razón, con la lógica y ya luego si es que hace falta, observa la ley.

  • Creado el
  • Visto: 5934