Vivimos como reyes

Algo tan sencillo como un baño, me refiero al inodoro, donde precisamente no hay olores gracias al mecanismo en curva de la cañería que hace que la misma agua funcione como un sello, no lo tenían los reyes hace un par de siglos.

Por muy precaria que sea tu situación es mucho mejor hoy que la vida de un rey de hace dos siglos. Tú tienes un baño limpio.Muchas veces vemos las cosas como son y cómo queremos que sean, si el ideal de cómo queremos que sean es muy diferente a como son pues nos sentimos mal. Este sentimiento tiene una función pero es delicado, es decir, debe de funcionar para motivarnos a actuar para provocar que las cosas sean más parecidas a como queremos que sean, pero si se pasa un poco ese malestar puede convertirse en depresión y esa no nos deja actuar adecuadamente.

Si te pasa que tu ideal difiere mucho de tu situación actual y esto te provoca una depresión, mi sugerencia es que veas las cosas en perspectiva, que te des cuenta de que ahora mismo vives muchísimo mejor que como vivía cualquier rey de hace un par de siglos.

Los reyes, como el resto de la gente no se bañaban tan seguido como nosotros, ahora como norma nos bañamos una vez al día y podemos hacerlo 2 ó 3 veces si así lo queremos. Eso hace apenas poco tiempo relativamente no lo tenían los reyes.

La comida, ni qué decir de la comida, los reyes hace un par de siglos tenían muy buena comida, pero no se compara con la que hoy tenemos todos al alcance de la mano.

Lo único que probablemente sí hayan tenido mejor los reyes es el sexo. Y eso le gana a todo lo demás, pero si lo ves bien pues no era tan bueno, había muchas enfermedades, igual que ahora, pero cuando menos hoy existen los condones.

Hoy, sea cual sea tu situación, vives seguramente mucho mejor que como vivía cualquier rey hace dos siglos... ¿no es esta una buena base para empezar?

Ya tienes prácticamente todo mejor que un rey, hasta mejor aliento porque hoy existe el cepillo y la pasta dental.

Vístete lentamente porque tu ropa es mejor que la de un rey de hace dos siglos, tómate el tiempo de observarla, es sencilla y funcional.

Camina con seguridad, porque hoy, sin importar prácticamente tu grado de estudios, tienes mucho más conocimiento de lo que tenía cualquier rey de hace dos siglos.

Mira tu situación con perspectiva; decía Anthony de Mello, psicólogo y sacerdote jesuita, que lo que en una estación de trenes se llama amontonamiento de gente, en una discoteca o antro se le llama buen ambiente.

¿Darte cuenta de que vives hoy mejor que un rey de hace dos siglos cambia en algo tu situación actual? ¡Claro que no!, pero sí puede cambiar tu actitud, tu enfoque de las cosas y con un nuevo punto de vista el panorama cambia y si cambia el panorama podrás ver nuevos caminos.

Tu situación actual puede estar muy lejos de la ideal, pero es una excelente situación si la comparas con lo que vivían los reyes de hace dos siglos.

Siéntete como rey y ¡ve a la batalla para expandir tu reino!

  • Creado el
  • Visto: 3607