Lo que mantiene unido al Matrimonio

Ingenuamente podría pensarse que lo que mantiene unido a un matrimonio es el amor, pero no es así, lo que lo mantiene unido es el Compromiso, ya que el amor en realidad va y viene.

Antes de continuar debo hacer una aclaración de término, el “amor” en este caso es equivalente al “sexo”, depende de quién lo mire, un hombre o una mujer, así que usaré el término “amor-sexo”.

¿Es el amor lo que mantiene unido al matrimonio? debería... peo no.El amor-sexo no siempre se siente, no siempre está presente. En una pareja de novios que ya lleva tiempo de ser ocurre que tienen una pelea y si no la resuelven rápido entonces el noviazgo termina, lo que no sucede con un matrimonio ya que terminarlo no es tan sencillo y eso da más tiempo para arreglar la pelea.

Nos casamos por amor-sexo, literalmente es así, porque lo que legitima el matrimonio es que la pareja pueda tener relaciones sexuales, luego que vivan juntos y luego que tengan hijos, en ese orden. Es así porque la “noche de bodas”, la supuesta primera relación sexual de la pareja no la tienen en su casa, la tienen en algún hotel donde pasen su luna de miel; normalmente una o dos semanas después, al terminar la luna de miel, es cuando empiezan a vivir juntos.

Este amor-sexo se supone que debe mantenerse siempre, toda la gente sabe que la pareja debe de avivar todos los días la llama del amor-sexo, pero también sabemos que debemos tomar 8 vasos de agua al día y ¿quién se los toma?

Es común y TOTALMENTE NORMAL que la llama del amor-sexo se apague de vez en cuando, pero no debería durar mucho tiempo apagada porque entonces pasa que o ya no se enciende o viene alguien más a encenderla. Si me preguntan por un lapso de tiempo contestaré con algunas reservas que 3 meses es el tiempo máximo que esa llama puede estar apagada sin que afecte permanentemente al matrimonio.

Un comediante norteamericano decía en su acto “cuando una mujer te está haciendo sexo oral y la estás viendo y ella levanta sus ojos hacia los tuyos y te mantiene la mirada, para los hombres... ¡eso es amor!”

Si un comediante lo dijo y la gente reaccionó con muchas risas entonces es porque ES CIERTO.

Ocurre en los matrimonios que uno de los dos se enojan, el hombre por cualquier tontería y la razón por la que las mujeres se enojan es aún desconocida por la ciencia, pero el enojo hace que se disminuya o extinga de momento el amor-sexo, pero el matrimonio continúa durante este tiempo y hasta que se revive el amor-sexo y todo gracias al Compromiso.

El Compromiso no desaparece, ese se adquiere al firmar el dichoso papelito o bien cuando aceptamos vivir con alguien, y es lo que salva a muchos matrimonios.

Decía Teo González, comediante mexicano, “de novios te la quieres comer a besos a tu pareja, ya casados dices ¡por qué no me la tragué!”

El amor-sexo va y viene y no sólo eso, se vuelve odio-repulsión de momento.

Decía el comediante norteño Chis-Chas:

- ¿Te acuerdas lo felices que éramos hace 20 años? – Pregunta el marido a su mujer.

- Hace 20 años no nos conocíamos… - responde la esposa.

- ¡Pues por eso! – replica el marido.

El amor-sexo va y viene, pero mientras regresa el Compromiso es lo que mantiene unido al matrimonio, por eso el Compromiso es la característica más importante que uno debiera buscar en la pareja, alguien que en la adversidad se mantenga firme y no caiga en las tentaciones.

Si resulta que después de un tiempo el amor-sexo no regresa pues entonces sí… el matrimonio se ha acabado, porque tampoco puede mantenerse por siempre por puro compromiso, ¡vaya!, sí que puede, pero no es la razón de ser del matrimonio.

  • Creado el
  • Visto: 12034