¿Funciona el Matrimonio?

La primera respuesta que me viene a la mente y quizá a las mentes de muchos de mis lectores sea un rotundo “NO”.

Casarse no garantiza una buena relación, aunque no casarse tampoco la garantiza.

Los que estamos casados somos más propensos a defender la idea del matrimonio, después de todo, en términos generales, no es agradable admitir que cometimos un error.

¿El matrimonio es mejor que la unión libre?, ¿será?Conozco una persona que cree en el matrimonio y sin embargo lo está perdiendo por una infidelidad del marido.

También sé de otro caso en el que una persona no se casa y dice vivir muy feliz así, no tiene hijos y no tiene interés en tenerlos de momento.

Otro hombre opina que casarse es una tontería, ese hombre es divorciado, y sin embargo ahora vive en unión libre y tiene un hijo con la segunda mujer, dice vivir muy feliz igual.

Hombres casados dicen vivir muy felices, hombres divorciados también dicen vivir felices y hombres solteros también afirman vivir felices, pero…

He aquí un chiste para ilustrar este punto:

- Doctor, quiero que me recete algo para poder hacer el amor, pero que no sea el viagra, porque tengo 87 años y padezco del corazón.

- Pues fuera del viagra no hay nada señor.

- ¡Cómo no!, algo debe de haber, porque yo tengo un amigo, que tiene mi edad y también padece del corazón y él dice que lo hace todos los días.

- Bueno, dígalo usted también.

Hablar es muy fácil, decir que se es feliz también, pero en realidad no sabemos lo que sienten.

Los casados sabemos que el matrimonio no es fácil, algunas veces hasta parece algo artificial, algo forzado, algo que tenemos que mantener a diario porque de otra manera se destruiría.

Si el matrimonio no es algo natural, sino algo creado por el hombre artificialmente, ¿por qué entonces tenerlo?, bueno, el plástico es también algo no natural y actualmente no podríamos imaginar vivir sin él; esta laptop en la que escribo está hecha mayormente de plástico.

No todo lo natural es bueno ni todo lo artificial es malo.

Estar casado es más complicado que estar soltero… y más caro también.

Un cuento de Anthony de Mello decía que un marido le decía a su esposa “¿por qué no podemos llevarnos bien, como nuestros perros, que no se pelean”, y la señora le contestó “ahorita no, pero amárralos juntos a ver si no se agarran a mordidas”.

Si la pareja quiere separarse, por la razón que sea, si están casados esta separación se complica aún más.

Casi la única razón que se da para casarse es que “es lo correcto”, pero es lo correcto por tradición, realmente no se sabe bien qué es lo que lo hace ser lo correcto… es decir, ¿tener la bendición de Dios? No quiero meterme en ese camino, pero… no, el que la Iglesia lo diga no lo hace “lo correcto”, perdón para el lector que así lo crea, pero la Iglesia se equivoca en muchísimas cosas, lo digo con todo respeto, una cosa es Dios y otra es la Iglesia.

Ahora, el matrimonio civil se hizo para sustituir al matrimonio religioso, para quitarle a la Iglesia este poder que tenía, pero para el caso es lo mismo, la gente dice en primera instancia casarse por el civil porque eso es lo correcto, porque es lo que se espera que hagan simplemente porque así se ha hecho “siempre”.

Creo que no hace falta estar casados para tener una feliz convivencia en pareja y eso se extiende también a tener una familia, es decir, hijos. Se puede vivir con otra persona sin estar casados e inclusive tener hijos y ser muy felices.

Y es que todo depende de cómo se vean las cosas.

Yo digo “si encuentras una manera de tener un hijo sin casarte, ¡adelante!, pero si no, pues cásate, que actualmente es la forma más sencilla”, obviamente tener un hijo quiere decir también que él viva contigo, porque tener hijos regados por el mundo es fácil, cualquier desgraciado lo hace.

Entonces, ¿funciona el matrimonio?, pues ¡CLARO!, y la unión libre ¡TAMBIÉN!

Aquí lo que creo importante es no ir en contra de tus principios, si tus principios te dicen que lo correcto es casarte, entonces cásate, si te dicen que no hace falta, entonces no te cases. La sociedad es lo último que debe de importarte, no digo que no sea importante, digo que debe de importarte pero hasta el último, primero importa TU opinión y la de tu pareja, luego la de tu familia, que sea como sea pues hay que tomar en cuenta, porque para bien o para mal siempre serán tu familia.

Las fallas que se dan en un matrimonio se dan igual en una unión libre, el compromiso que se asume en lo personal, con o sin papelito firmado, es lo importante. Casados o en unión libre hay que esforzarse a diario en la relación, mantenernos fieles, hacer feliz a nuestra pareja y tratar de ser felices también. Todo esto requiere dedicación que mucha gente con todo y contrato firmado o con la bendición de Dios no asume.

Todo esto aplica de igual manera para los matrimonios o uniones libres entre homosexuales.

Si uno tiene palabra y es honesto y justo no necesita de contratos ni de bendiciones divinas.

  • Creado el
  • Visto: 8065