Por qué DEBEMOS tener la Biblia sobre el Ara Sagrada

Quitando la razón de que así está establecido por el Landmark número 21 que dice:

“La necesidad de que un  "Libro de la Ley Sagrada" debe constituir una parte indispensable del mobiliario de toda Logia, como que contiene la voluntad revelada del Gran Arquitecto del Universo”

¿Qué otra razón tenemos para tener ahí sobre el Ara a la Biblia?

Para hacer este trabajo interesante, voy primero a explicar las razones que yo veo para NO tener ahí a la Biblia.

  1. Es FALSA. Prácticamente todo cuanto dice ahí es mentira, o si no queremos ser groseros, digamos que todo cuanto contiene son fábulas, mitos e historias tipo telenovelas. Muy poco de su contenido histórico se puede comprobar realmente y ni hablar del contenido fantástico.
  2. Es GROTESCA. Y para muestra, un botón: En el Segundo Libro de Reyes, capítulo 6, se menciona que la ciudad de Samaria estaba sitiada y el hambre pronto se presentó, en el versículo 28 y 29 dice:
    “Y le dijo el rey: ¿Qué tienes? Ella respondió: Esta mujer me dijo: Da acá tu hijo, y comámoslo hoy, y mañana comeremos el mío. Cocimos, pues, a mi hijo, y lo comimos. El día siguiente yo le dije: Da acá tu hijo, y comámoslo. Mas ella ha escondido a su hijo.”
    Esto realmente ocurrió, según la Biblia, y como esa hay más historias torcidas y perversas.
  3. Es INMORAL. El décimo mandamiento dice que NO CODICIARÁS y luego expone una pequeña lista de ejemplo: No codiciarás la mujer de tu prójimo, su esclavo, etc. validando con esto la posesión de esclavos. Alguien podría decir “pero es una mala traducción, se refiere a “empleados”, no a esclavos”, correcto, lo doy por válido, pero la Biblia está llena de estas “malas traducciones”, es decir, hay que estirar mucho las interpretaciones si queremos quitarle lo evidentemente inmoral. Además, se habla en los mandamientos de No Matar, pero no dice que no podamos torturar, y lo que no está prohibido, está permitido.
  4. Es una CREACIÓN DEL HOMBRE. Y su Editor en Jefe fue el emperador Constantino, quien en el Concilio de Nicea en el año 325 D.C. organizó a los Obispos cristianos para establecer una sola creencia que puede resumirse en el CREDO Católico; también dispusieron cuáles serían, de entre tantos que existían, los evangelios que formarían el Nuevo Testamento.
    Eso no fue un acto de Dios, cuando menos no uno de los espectaculares actos de Dios de los que habla la Biblia.
  5. Dice ser la PALABRA INMUTABLE, INFALIBLE y VERDADERA de Dios. Basta con leerla para darse cuenta de que tiene fallos, contradicciones y absurdos por todos lados. Un ejemplo bien fácil de comprender: Evangelio según Mateo:
    “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham. Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara, Fares a Esrom, y Esrom a Aram. Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Naasón, y Naasón a Salmón. Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí. Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías. Salomón engendró a Roboam, Roboam a Abías, y Abías a Asa. Asa engendró a Josafat, Josafat a Joram, y Joram a Uzías. Uzías engendró a Jotam, Jotam a Acaz, y Acaz a Ezequías. Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amón, y Amón a Josías. Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, en el tiempo de la deportación a Babilonia. Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel. Zorobabel engendró a Abiud, Abiud a Eliaquim, y Eliaquim a Azor. Azor engendró a Sadoc, Sadoc a Aquim, y Aquim a Eliud. Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.”
    En el Segundo Libro de Samuel, Jehová promete a David que levantará a un descendiente de él y le afirmará su reino… ¿pero qué no era José nada más padre postizo de Jesús?, ¿de dónde le sale el linaje?
  6. Se usa como excusa para ASESINAR, TORTURAR Y ESTAFAR. No hace falta explicar mucho aquí, le cale a quien le cale, la Biblia ha ayudado a muchos psicópatas a justificar su comportamiento.

Si le pensamos un poco encontraremos más razones, pero estas son en mi opinión suficientes para querer sacar a la Biblia de nuestro Templo.

Y sin embargo…

El Libro Sagrado de la LeyLa Biblia, como todo lo que compone a nuestro Templo, es un símbolo.

Representa la espiritualidad masónica presente en cada uno de los hermanos al iniciarse, la eternidad y al Gran Arquitecto del Universo; porque en nuestro templo usamos la Sagrada Biblia, pero en otros será la Torá o el Corán; ahí comprobamos que en realidad no es el contenido lo que importa, sino lo que representa.

Es también un símbolo del estudio que hacemos de Dios y nos recuerda que ya existieron antes que nosotros, otros que también intentaron comprenderlo.

Sería absurdo rechazar la Biblia y aceptar gustosos el Salmo 133, tendríamos que rechazar también esta bella oración que nos llena de júbilo y de una vez también a las deidades ilustradas en las paredes, Hércules, Afrodita y Minerva.

Si sacamos hoy a la Biblia de nuestro Templo, algún hermano mañana podría querer sacar la Regla de 24 pulgadas sólo porque él llega nada más al promedio de 5; y quitar también los signos zodiacales porque nunca le sale nada bueno en su horóscopo.

Los signos zodiacales eran la manera de los antiguos de entender a las estrellas, no sirven realmente para predecir nuestro futuro, como se cree, pero los seguimos usando incluso en astronomía para referirnos a una posición en el cielo.

La Biblia era la manera de los antiguos de entender a Dios, no nos ayuda mucho a los masones porque tenemos otro concepto del Ser Supremo, pero la seguimos usando incluso para darle forma a nuestro Templo, que representa al del Rey Salomón.

En Primera de Reyes, capítulo 7, versículos 13 y 14, leemos:

“Y envió el rey Salomón, e hizo venir de Tiro a Hiram, hijo de una viuda de la tribu de Nef-talí. Su padre, que trabajaba en bronce, era de Tiro; e Hiram era lleno de sabiduría, inteligencia y ciencia en toda obra de bronce. Éste, pues, vino al rey Salomón, e hizo toda su obra.”

La Biblia definitivamente es un libro MUY PELIGROSO, pero sólo en las manos del profano que no ha visto la Luz.

El Masón iniciado sabrá manejar este libro sagrado, porque verá en él un piso ajedrezado, con partes blancas y partes negras, partes que dan Luz y partes que dan oscuridad.

Una de esas partes oscuras es la historia de Lot y los dos ángeles en la ciudad de Sodoma.
Génesis capítulo 19, versículos del 1 al 9:

“Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche. Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron.

Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.

(Ya ven que dicen que “Lo que ocurre en Sodoma, se queda en Sodoma”)

Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones  no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.”

Salvo que la usemos como inspiración para escribir un relato erótico con miras a publicarlo en una revista para degenerados, no nos sirve de mucho tener presente esta historia.

Pero también nos encontramos en la Biblia el Cantar de los Cantares, capítulo 7, versículo 1 al 8:

“¡Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, Oh hija de príncipe! Los contornos de tus muslos son como joyas, obra de mano de excelente maestro. Tu ombligo como una taza redonda que no le falta bebida. Tu vientre como montón de trigo cercado de lirios. Tus dos pechos, como gemelos de gacela. Tu cuello, como torre de marfil; Tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim; Tu nariz, como la torre del Líbano, que mira hacia Damasco. Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; Y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey suspendida en los corredores. ¡Qué hermosa eres, y cuán suave, Oh amor deleitoso! Tu estatura es semejante a la palmera, y tus pechos a los racimos. Yo dije: Subiré a la palmera, asiré sus ramas. Deja que tus pechos sean como racimos de vid, y el olor de tu boca como de manzanas.”

La Biblia es un símbolo más y si tenemos el suficiente discernimiento, su contenido es también una valiosa y útil herramienta.

El primer deber masónico lo encontramos en Proverbios, capítulo 2, versículo 10:

“Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, y la ciencia fuere grata a tu alma, la discreción te guardará”

  • Creado el
  • Visto: 5006