¿Por qué portarse bien?

La respuesta más común a esta pregunta es una variante de "porque si no te irás al infierno", o bien "para poder ir al cielo".

Pero para eso falta mucho (esperemos) y siguiendo en esa misma línea también podríamos portarnos todo lo mal que quisiéramos y luego arrepentirnos e igual ir al cielo.

Sin embargo esa respuesta no me satisface, portarse bien para ganarse el cielo, o evitar el infierno, no es una respuesta adecuada, porque se está actuando bajo una amenaza. Dios dice cual vulgar mafioso "plata o plomo", o te dejas sobornar o te matamos, realmente no creo que portarse bien bajo esta premisa sea válido ni moralmente correcto.

 Además, dejándonos de tonterías de cielo e infierno, Dios incluido en esto, ¿qué otra cosa nos motiva a portarnos bien?

La autosatisfacción, es decir, el sentirse bien con uno mismo por ser "caritativo" es igual una recompensa ya que se nos enseña que eso es bueno y ser buenos nos hace sentir orgullosos y eso es agradable porque satisfacemos a nuestros padres representados en la moral que nos inculcaron.

Isaac Asimov, escritor, principalmente, de ciencia ficción, decía "no dejes que tu moral te impida ser una buena persona".

La moral son el conjunto de reglas con las que te educaron y que se supone que guían tu correcto comportamiento, sin embargo podemos hacer bastante daño a veces usando nuestra moral.

En terapia, una de las reglas que aplico es que inicio las sesiones sin asumir ninguna moral y la voy haciendo con las comunicaciones de mi cliente, es decir, construyo una moral usando sus valores y es lo que uso de cimiento para sostener las ideas que estructuran la terapia.

La moral es algo flexible que alguien sin escrúpulos puede usar para justificar hacer el mal diciendo que hace el bien. Recordemos el dicho de "el camino al infierno está empedrado con buenas intenciones".

El portarse bien no debería estar sujeto a una recompensa lejana que quizá no lleguemos a ver o quizá ni siquiera exista... porque ahora resultaría que ¡la religión es necesaria! Y la verdad es que no lo es.

Hay leyes, y conviene portarse bien para no merecer un castigo, pero el problema es que a veces las leyes son por cuestiones prácticas y no por asuntos morales. Pasarse un semáforo en rojo a las 3 de la mañana cuando la calle está totalmente vacía y la vemos así, sigue siendo en contra de la ley, pero moralmente no estamos realmente actuando mal, así que dicho esto dejaremos de lado el asunto de la ley como respuesta a ¿Por qué portarse bien?

Hablando de asuntos morales exclusivamente y dejando los asuntos legales ¿por qué portarse bien? Hay un cuento muy conocido de un chango que se sentía bien consigo mismo porque había rescatado a un pez de morir ahogado, lo vio dentro del agua y lo sacó rápidamente.

Dejando de lado las ganas de joder por joder, la ignorancia es lo que más provoca que hagamos daño sin quererlo, y si volteamos a ver el otro extremo observaremos que la inteligencia es lo que nos hace portarnos bien... la inteligencia y el egoísmo, o mejor dicho el "egoísmo inteligente".

Voy a contar un cuento, dicen que es de la vida real:

Concurso de CalabazasEn un pueblo de los Estados Unidos se hacía cada año un concurso entre los agricultores donde ponían a competir las calabazas; había un granjero que invariablemente se llevaba ese premio año tras año, pero lo que llamaba la atención era que al final de la competencia el granjero siempre compartía las semillas de sus mejores calabazas con sus vecinos.

Esto podría verse como algo no conveniente para él mismo ya que les está dando a sus vecinos más posibilidades de ganar el siguiente año, pero él no era tonto, sabía por qué les regalaba sus mejores semillas y la razón era esta, según sus propias palabras: El viento y los insectos llevan el polen de un campo a otro, dándoles mis mejores semillas a mis vecinos me asegura que mis calabazas sean fertilizadas con lo mejor de lo mejor.

Creo que este cuento tiene la respuesta a la pregunta ¿por qué portase bien?

Si somos inteligentes veremos que conviene portarse bien para que otros sean buenos también con nosotros. Claro que no falta el idiota que se porta mal y obtiene así más beneficio... y de hecho hay muchos de esos, pero ese es el asunto, si todos fuéramos idiotas así nadie estaría tranquilo ni podríamos vivir en paz.

La educación, la cultura y la consciencia colectiva podrán eliminar estos comportamientos desviados.

Si todos nos portamos bien y confiamos en eso podremos vivir en paz, tranquilos, alegres.

Pero repito, para eso se necesita inteligencia común... y lo común por ahora es la estupidez.

La inteligencia se obtiene aprendiendo y eso no es fácil y lleva tiempo, la estupidez se contagia sin problema.

En este mundo muchas veces ser bueno es sinónimo de ser idiota cuando es todo lo contrario, la persona verdaderamente inteligente es buena.

Entonces, ¿por qué portarse bien? Pues porque es lo que más nos conviene como individuos, porque la recompensa es grande y es ahora mismo, es vivir con tranquilidad, pero para que esto funcione necesitamos que cuando menos casi todos nos portemos bien.

Así que por favor pongan su granito de arena, resistan la estupidez de este mundo, busquen su bien estar dándole bien estar a los demás, en otras palabras: sean egoístas inteligentemente, si uno es egoísta inteligentemente se dará cuenta que portarse bien es la única opción.

  • Creado el
  • Visto: 9022