No es el Juguete, es el Juego

Los niños tienen la capacidad de divertirse con lo que sea. Actualmente hay muchísimos juguetes y eso puede hacer pensar que ahora se divierten más, pero no es así. Los niños de ahora se divierten igual que los niños de antes.

Bob Esponja jugando a la marioneta con una simple hoja de papel. ¡Me encanta Bob Esponja!Antes si no había un juguete que específicamente cumpliera una función, como una silla para que otro mono de juguete se siente, los niños lo hacían, me contó una persona adulta mayor que de niña doblaba corcholatas para hacer sillas y mesas y jugar a "la comida". Los juguetes no faltaban, si no existían se hacían pero el juego se realizaba.

Existe un comercial de televisión de las tarjetas de crédito Visa donde los papás le compran un caro juguete a su bebé y éste se pone a jugar con la caja.

Los niños seguirán teniendo imaginación y la usarán para jugar sin importar que tengan o no juguetes. Claro que es difícil jugar al fútbol sin una pelota verdadera, pero en cuanto a jugar se refiere de manera general no hacen falta juguetes.

Existen muchos juegos que no requieren de juguetes, simplemente, uno de los primeros juguetes de los bebés son sus manos y pies, luego crecen y convierten a su pene en su juguete preferido.

Los niños jugarán siempre, con o sin juguetes a su alcance.

Lo divertido de jugar no es el uso de determinado juguete, es el juego mismo. Un carrito a control remoto puede ser tan divertido con o sin pilas, depende de cómo se use para jugar.

Los comerciales de televisión muestran a niños super divertidos y alegres con jugando con juguetes caros y complejos, pero hay que recordar que eso es la mercadotecnia, no necesariamente encaja con la realidad. Los juguetes son tan divertidos como el juego en el que se usan y nuevamente: lo importante no es el juguete, es el juego.

Ocurre lo mismo con el sexo.

No es el juguete, es decir, la persona con la que tenemos sexo, si no el sexo mismo lo que es divertido. Una persona puede ser tan excitante como cualquier otra, depende de cómo se use para "jugar".

Vemos artistas, actrices y modelos muy atractivas en televisión y se podría pensar que el sexo con cualquiera de ellas sería mejor que con cualquier otra mujer "normal", nada más equivocado.

Lo que excita de tener relaciones sexuales con alguien famoso es la idea de tener relaciones sexuales con alguien famoso, pero el sexo en sí es igualito.

Depende del juego y no del juguete lo que nos divirtamos en el sexo.

Entre más cochinote juguemos más divertido será. Y por cochinote no me refiero de verdad a cochinadas sexuales, me refiero a llegar y quizá pasar un poco el límite de lo que cada uno considere "cochino".

En una novela de ciencia ficción de Isaac Asimov narra que el personaje principal está oculto en un planeta porque el imperio galáctico lo buscaba, en ese planeta el pelo era tabú, todos los habitantes eran completamente lampiños, incluidas las cejas y pestañas. Hari Seldon (el personaje) viste una capucha que le cubre la cabellera y unas cintas para ocultar sus cejas y pestañas ya que para darle asilo se le pedía que respetara las reglas morales. Resulta que una mujer del planeta tiene información que Hari Seldon necesita pero para dársela le pide algo a cambio, que le deje acariciar su cabellera. Asimov describe cómo se fueron juntos a una habitación y cómo ella le quita la capucha de la cabeza y desliza sus dedos por el cabello de Seldon. Estimado lector, quiero decirte que es una de las escenas más "calientes" que he leído o visto en cualquier peli porno.

El juguete fue el cabello, pero el juego era sumamente "cochino/divertido".

Ahora que la sexualidad es más abierta el juego ha dejado de ser tan divertido como antes. Los que en verdad se divierten en el sexo son los mojigatos(as) que dicen "yo no hago eso", pero bien que lo hacen y bien que se divierten más.

¿Importa si el "juguete" es grande?, nuevamente la respuesta es NO. Lo importante es el juego.

Así que podemos también concluir algo, no vale la pena la infidelidad por el hecho de pensar que el sexo será más divertido si usamos otro juguete, lo que divierte es la idea de cambiar de juguete, de obtener "uno mejor", pero esas son sólo ideas, no es algo real, podemos cambiarlas.

Para que la vida fuera divertida Dios les dio a los bebés manos y pies para jugar, imaginación a los niños y a los adultos nos deja la experiencia de bebés y niños para que usemos manos y pies y todo lo que hay entre ellos de maneras muy imaginativas y hagamos del sexo un juego realmente divertido.

Dios está también en el sexo, cuando menos es durante el sexo cuando más gente lo menciona a Él, es el origen de la vida y además se siente Divino.

  • Creado el
  • Visto: 7254