La Familia ¿es Primero?

En mi país es un dicho y un slogan: “La Familia es Primero”.

Buena frase, y además así debería de ser, ¿o no?

Los amigos van y vienen, pero la familia siempre estará contigo, para tu bien… o para tu mal.

La familia te acompañará a lo largo del camino, y es un camino ancho, bien caben muchas más personas que puedes tomar como familia... aunque sea temporalmente.Y sin embargo hay amigos que están con nosotros prácticamente toda la vida, y normalmente para nuestro bien, ya que al no haber “nada” que nos una, es decir, no hay lazos familiares, en el momento en que empiece la amistad a funcionar para nuestro mal, la podemos terminar.

En la familia se puede encontrar apoyo, pero se puede encontrar el mismo apoyo en los amigos, la ayuda también la puede brindar un familiar o un amigo, después de todo, dicen que los amigos es la familia que uno elige.

La familia es un concepto y una realidad que hay que procurar, pero en un sentido lo más amplio posible. En el momento en que formamos grupos se crea también la competencia, y de la competencia a la guerra hay sólo un paso.

La familia son papá, mamá e hijos, hermanos, pero se extiende a abuelos, tíos, primos, y de ahí podemos expandirla todo lo que queramos. Fuera de nuestro país nuestros compatriotas son familia, nos unimos fácilmente a nuestros paisanos con un lazo prácticamente familiar cuando no estamos en nuestra patria.

Los familiares para ser familia no necesitan estar siempre a nuestro lado, pero sí que lo estarán cuando se necesiten, esto es parte de lo que describe a la familia, estar presente cuando se requiera.

Al fin y al cabo, el lazo familiar es simplemente la identificación de otros como parte de uno mismo. Si al estar fuera del país, vemos como familia a otros compatriotas, entonces si salimos del planeta, veremos como familia a cualquier otro ser humano, defenderíamos a cualquier humano frente a cualquier extraterrestre que le busque pelea, ¡es más!, hasta defenderíamos a una tortuga frente a otros animales extraterrestres, sólo porque también es de nuestro planeta… teóricamente hablando.

Pero sí funcionaría así.
Nuevamente usaré el cine para explicar algo: ¿recuerdas la película “Día de la Independencia”?

Frente a un ataque extraterrestre el mundo entero se unió, todos los seres humanos se sentían como una familia.

Si nuestra mente es capaz de ver como familia a toda la humanidad, ¿por qué no verla así de una vez? Bueno, pues porque somos muchos y hay muchas necesidades, no podríamos atender a todos, ayudar a todos “nuestros hermanos”, cuando menos la mayoría de la gente no lo podría hacer, no sería práctico y sería muy agobiante.

Primero debemos atender a nuestra familia inmediata, papá, mamá, hermanos, hijos, no en ese orden precisamente, luego a los cercanos, tíos, abuelos, primos, y si tenemos capacidad entonces al resto de nuestra familia humana.

Tenemos la obligación de ayudar a toda nuestra familia, es una obligación que funciona totalmente en nuestro beneficio, si ayudamos a otro hoy, mañana podrán ayudarnos a nosotros. Si hoy ayudas con 5, mañana no tendrás que ayudar con 10, me refiero a intensidades de ayuda, porque las necesidades crecen como el fuego, así que si apagamos hoy una necesidad pequeña no tendremos que sofocar una enorme mañana.

Ayudar es un acto egoísta. Quien ayuda se siente bien consigo mismo, se siente útil, se siente bueno, algunos lo hacen para expiar sus culpas, es decir, hacen algo bueno para compensar lo malo que han hecho. Ayudar es totalmente para nuestro beneficio, a menos que, como dijo Jesús de Nazaret, oriundo de Belén, “Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha”. No soy cristiano, es más, no soy religioso, podría decirse que soy agnóstico, pero cualquiera puede reconocer que Jesús pensaba MUY acertadamente.

Ayudar con tu mano derecha sin que sepa la izquierda es un acto desinteresado, y sin embargo no deja de repercutir en nuestro beneficio. En pocas palabras, al ayudar nos ayudamos.

Ayudar a nuestra familia inmediata ya es de por sí difícil, procurar que nada les falte, que estén bien, que sean felices. Sería algo enorme y sumamente difícil extender esta ayuda al resto de nuestra familia humana, pero en nuestras posibilidades tenemos esa obligación.

Ahora… voy a darle el giro al texto:

“La Familia es Primero” es una idea que se aprende con el ejemplo, pero si alguien te lo dice para que hagas algo, entonces es manipulación.

La familia, lo que tradicionalmente llamamos familia, puede ser lo peor que tiene una persona.

La mayoría de los abusos sexuales en niños son cometidos por familiares, y peor aún, algunas veces cuando se descubren la misma familia lo encubre. Las traiciones más grandes se dan entre familiares así como los rencores más duraderos. La familia no es lo mejor que tiene uno por el simple hecho de tenerla.

Es común en madres solteras que sus familiares y amigos les digan “él es el papá, y siempre lo será”, ¡ja!, mentira. Padre no es quien aporta su esperma, después de todo, ¿cuántos espermas no tiramos? Padre es únicamente el que mantiene, educa y procura la felicidad de su hijo. Sea quien sea.

“Es su papá, y siempre lo será” es una frase para manipular. La familia no siempre deberá ser primero. Si la familia te daña, si existe abuso sexual en un miembro y tapaderas de otros, si te roban, si abusan de tu confianza, cámbialos. Así de simple, hay muchos seres humanos que fácilmente pueden ser tu nueva familia, no te sientas mal pensando que “es mi familia y la familia siempre será la familia y la familia es primero”, ¿ellos también piensan así?, ¿piensan así para tu beneficio? No te preocupes por rechazar a “tu sangre”, todos tenemos sangre como la tuya y todos compartimos un mismo origen, lejano, pero el mismo.

Hay mucha, muchísima familia por conocer.

  • Creado el
  • Visto: 28602