El Prestigio Escolar

Es tan importante para el alumno como para la institución y normalmente ambos se presumen mutuamente, es decir, el alumno habla muy bien de la escuela donde estudió y la escuela habla muy bien de los alumnos egresados. Pero… hay algo raro aquí, ¿no?

Los dos tienen un interés en hablar bien del otro, pero esto no los hace en realidad ser buenos.

Tiene más motivos una escuela de estar orgullosa de sus alumnos que los alumnos de su escuela.Una institución educativa es tan buena como lo sean sus alumnos, pero aquí el truco no es que “formen” buenos alumnos, el truco está en “admitir” buenos alumnos.

Las universidades públicas en México tienen un filtro sencillo, un “simple” examen de admisión que cualquiera con una inteligencia normal puede pasar, si de ella salen excelentes alumnos no es signo de que todos lo sean, lo que pasa es que son muchos y estadísticamente algunos tienen que ser muy buenos.

Las universidades privadas tienen los mismos exámenes de admisión, pero exigen una mayor calificación para admitir a un alumno, entonces ya por el hecho de poder entrar ahí eres un “buen estudiante”, no lograrías entrar si no fuera así.

Pero formar buenos alumnos y admitir buenos alumnos son cosas distintas. Una pizza es tan buena como sus ingredientes, el horno tiene su papel en el sabor final, pero con malos ingredientes ni el mejor horno del mundo podrá sacar una pizza sabrosa.

Groucho Marx (comediante del cine en blanco y negro) decía “Nunca pertenecería a un Club que admitiera como socio a alguien como yo.”

Esto mismo que he dicho de las escuelas se extiende a las asociaciones, sucede que pertenecer a alguna asociación es tan sencillo como tener un nombre y una dirección y pagar $500 pesos, su único requisito es que tengas nombre, no se admiten como miembros a personas que no tengan una manera de llamarlos.

Y luego sus miembros presumen pertenecer a la “Asociación Mexicana de xxxx” y a su vez la asociación presume tener cientos de miembros.

¿De qué se trata todo esto?, como dicen en Estados Unidos “follow the money”, sigue al dinero y lo descubrirás, sustituye el dinero por prestigio y luego vuelve a sustituir el prestigio por dinero y tendrás tu respuesta.

En la película Karate Kid, cuando Daniel le regala un exhibidor al Señor Miyagi para sus medallas ganadas en la guerra para que la gente vea lo valiente que él es, el Señor Miyagi le dice “Daniel, esto (tocándose el corazón) dice que eres valiente, esto (señalando sus medallas) sólo dice que tuviste suerte.

Los diplomas no siempre quieren decir que sabes, sólo dicen que asististe a la escuela.

  • Creado el
  • Visto: 8112