Dos Cabezas Piensan Mejor que Una: en realidad NO.

La realidad es que dos cabezas piensan lo doble que una, cuando menos en teoría, pero pensar lo doble no es necesariamente pensar mejor.

Primero hay que entendernos, luego ya sumaremos pensamiento si es que nos ponemos de acuerdo.Ya se sabe que para que dos cabezas piensen mejor que una, ambas cabezas deben de tener una buena capacidad de comunicación, para poder explicar adecuadamente sus ideas y defenderlas, entonces sí podrán pensar mejor que una.

Recuerdo cuando estaba en la primaria y en una fiesta jugábamos "Maratón", ese juego de preguntas donde avanzas al responder correctamente, se hizo una pregunta y un compañero de equipo me dice con cierta timidez "creo que la respuesta es tal..." y entonces yo con la soberbia que se me sale a veces le digo "en este juego hay que estar seguros, si no estás seguro de la respuesta mejor ni la digas" y pues no la dijo... y esa era la respuesta correcta.

En un equipo de 4 cabezas una de ellas sabía la respuesta pero no se atrevió a decirla y otra cabeza tampoco lo apoyó.

Sin una buena comunicación, abierta y de confianza cuatro cabezas pensarán como una, la del líder, la cabeza del que se atreva a hablar.

Las buenas ideas pueden venir de cualquiera, pero no cualquiera se atreve a expresarlas. Dos cabezas no pensarán mejor que una si una cabeza se pone por encima de la otra.

Ahora, estamos hablando aquí de "pensar", no de "decidir". Dos cabezas podrán pensar mejor que una si son buenos comunicándose y existe un ambiente de libertad de expresión, pero dos cabezas no decidirán mejor que una, de hecho, las decisiones son tomadas por una persona, eso de la democracia no sirve.

Es por eso que el jefe, el que toma las decisiones, debe de ser bueno para escuchar y comprender, no necesariamente debe de ser experto en el área, pero sí tener expertos a su alrededor y sacar de cada uno de ellos lo que mejor que tienen, sus mejores ideas.

El jefe debe de saber reconocer una buena idea, debe de saber cuáles son las que son basura con cubierta de oro (hay muchas de esas) y cuáles son auténticas joyas enlodadas que con una limpiadita brillarán.

Dos cabezas o más pensarán podrán tener el doble o más de ideas, no necesariamente buenas ideas, pero sí habrá más de donde escoger y si el jefe es bueno sabrá qué cuál elegir.

Ahora, ocurre otra cosa cuando en lugar de dos cabezas son 20 o más, entra en juego la psicología grupal, se crean equipos en el mejor de los casos y en el peor esas 20 cabezas se funden en una sola cabeza que pensará así, como una sola cabeza.

Y lo peor es que si se toma una decisión en grupo pues la culpa, si algo sale mal, se diluye en el grupo entero, de manera que nadie tuvo la culpa al compartirla todos.

El mal jefe hace consensos, hace "democracia", y decide según el criterio de todos los miembros del grupo, eso es lo mismo que huir de la responsabilidad, en lugar de jefe se convierte en una especie de mediador y ese puesto no amerita el sueldo de jefe.

El buen jefe escucha a todos, logra hacer que los más tímidos expresen libremente sus ideas, luego podrá hacer un consenso con la participación de todos si esto le ayuda a la toma de la decisión, pero al final el buen jefe tomará la decisión por sí mismo, así vaya en contra del consenso de todos porque para eso es el jefe.

News Radio es una serie cómica de televisión de principios de los años 90's, resulta que el jefe original es asignado a otro puesto por una "experta en eficiencia" y es reemplazado por la mejor de las reporteras de la radio, al pasar un par de capítulos resulta que la reportera quiere regresar a su puesto anterior porque es en realidad lo que le apasiona y el jefe original no quiere regresar como jefe por lo estresante del trabajo. El dueño de la estación convoca a una votación entre todos los empleados para ver a quién quieren de jefe, a Lisa, la ex mejor reportera o Dave, el jefe original, en la votación gana unánimemente Lisa, todos quieren a Lisa como jefe, entonces el dueño de la estación dice "perfecto, ¿todos quieren a Lisa?, entonces ¡Dave es el nuevo jefe!" y lo explica así: "Lisa es a quien todos quieren, pero Dave es a quien todos respetan".

El buen jefe (en este ejemplo el dueño de la estación de radio noticias) toma la decisión él solo, no tiene que ser necesariamente la decisión más popular.

Si tienes 20 cabezas para pensar sería mejor separarlas en grupos de 5 y que esos grupos sean lo más homogéneos posible, es decir, en un grupo que estén todos los extrovertidos y en otro todos los tímidos, así habrá igualdad y la expresión de ideas será libre.

No tienen que saber los grupos las ideas de los otros grupos, no hace falta, es irrelevante y probablemente lleve a una competencia que no tiene sentido.

Si las cabezas disponibles para pensar las cuentas con los dedos de una mano, entonces procura darles a cada uno un tiempo para hablar, aclara antes que se iniciará con una lluvia de ideas, lo que significa que ninguna idea será descartada por más loca que pueda ser, porque en este paso del proceso de una idea loca puede surgir una idea cuerda y muy buena... o quizá se encuentre la manera de llevar a cabo esa idea loca, ¡¿quién sabe?!

Ayudaría quitar algo de presión aclarando que el jefe es quien tomará la decisión, así que si una idea resultó mala no será culpa de quien la dijo, será culpa exclusiva del jefe, por otro lado, si resulta buena pues se le reconocerá a quien la dijo.

Si no eres el jefe en tu trabajo pues puedes sugerirle estas ideas al jefe, en privado; si sale bien pues quizá el jefe se atribuya el crédito simplemente aplicándolas y no diciendo nada más, pero si sale mal pues puedes actuar como un mal jefe diciendo "la idea fue de Elmo Alanís" o actuar como un buen jefe y decir "Yo me equivoqué".

  • Creado el
  • Visto: 7437